Guías basadas en la evidencia para el tratamiento de pacientes con fibromialgia

Guías basadas en la evidencia para el tratamiento de pacientes con fibromialgia: ¿son consistentes? En caso negativo, ¿por qué no? ¿Se han pasado por alto los tratamientos psicológicos efectivos?

El pasado miércoles 25 de octubre, los miembros del Grupo de Psicología y Dolor, tuvimos nuestra reunión periódica en la que, entre otras actividades, realizamos una revisisón crítica y comentario de un artículo que sobre guías basadas en la evidencia para el tratamiento de pacientes con fibromialgia:

      Thieme, K., Mathys, M., & Turk, D. C. (2017). Evidenced-Based Guidelines on the Treatment of Fibromyalgia Patients: Are They Consistent and If Not, Why Not? Have Effective Psychological Treatments Been Overlooked? The Journal of Pain, 18(7), 747–756. doi:10.1016/j.jpain.2016.12.006

A continuación exponemos un breve resumen de los aspectos más relevantes que se discutieron sobre este artículo:

A pesar de la amplia variedad de tratamientos existentes para la fibromialgia (FM), las inconsistencias observadas en los mismos hacen necesario el desarrollo de guías basadas en evidencia.En este artículo de la Sociedad Americana del Dolor, se comparan las recomendaciones y metodología de varias guías para el manejo de FM de  cuatro organizaciones profesionales:

  • American Pain Society (APS)
  • Association of the Scientific Medical Societies in Germany (AWWF)
  • Canadian Pain Society (CPS)
  • European League Against Rheumatism (EULAR)

Las cuatro guías examinadas en el presente estudio se refieren al mismo diagnóstico y se basan en un conjunto similar de datos clínicos, por lo que podría esperarse similares conclusiones, pero no es así.

En cuanto a las recomendaciones de las cuatro guías, se encontró un alto nivel de concordancia (98,65%). Sin embargo, la fiabilidad de los niveles de recomendación no fue significativa (0.15). Esta fiabilidad aumenta notablemente si se excluye la guía de EULAR (0.78).

Las coincidencias entre las cuatro guías se encontraron en la terapia farmacológica y las dosis y en la recomendación fuerte de ejercicio. Es llamativo que la guía de EULAR es la única que no asigna a la terapia cognitivo conductual  (TCC) una recomendación fuerte.

Las causas de las discrepancias pueden deberse a los criterios y niveles de evidencia usados, a inconsistencia en el informe de resultados, o a grandes diferencias en el número de estudios incluidos. Además, EULAR parece no haber valorado las recomendaciones considerando el número de pacientes tratados. EULAR parece tener inconsistencia en los rankings de tratamientos recomendados.

Conclusiones:

  • Las inconsistencias se pueden atribuir a los criterios de inclusión utilizados, a los estudios en sí mismos, y a la composición de los paneles.
  • Es necesario consenso para reducir las inconsistencias y mejorar los tratamientos.
  • Es importante reconocer FM como un trastorno heterogéneo con gran variabilidad de síntomas e intensidades. Por lo que la investigación futura debería considerar relacionar tratamientos con características de subgrupos.

Autora: Mariana Herrera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s